¿Qué decir del Aloe vera? Todo el mundo lo conoce o, al menos, ha oído hablar de él. Son muchos los datos que hay en internet sobre esta planta de la familia de las liliáceas. Es importante destacar que Aloe vera es una planta con alrededor de 360 especies diferentes que presenta hojas suculentas y perennes en forma de roseta. De esas especies, no todas son usadas y aplicadas en cosmética natural, de hecho la variedad más utilizada en todo el mundo para la fitocosmética y otros usos medicinales es el Aloe barbadensis miller. Así es como se conoce a esta variedad en botánica, siendo además una de las más comunes. Si quieres saber cómo reconocerla y diferenciarla, puedes observar sus hojas y sus flores. Si la planta todavía es joven, podemos diferenciarla de otras variedades porque sus hojas tienen unas manchitas blancas, que van desapareciendo en su madurez. En cuanto a sus flores, éstas presentan un color amarillo muy representativo.

Composición y propiedades del Aloe Vera Puro

La parte de esta planta que usamos en cosmética es la hoja, en concreto su pulpa. El gel del aloe que extraemos de sus hojas es un 99,5% de agua, y el resto es una interesante combinación de muy diversos componentes; entre ellos encontramos vitaminas, minerales, glucomananos, enzimas, aminoácidos, lípidos y esteroles. Se han reconocido hasta ahora unos 75 principios activos potenciales, que actúan sinérgicamente y que tienen importantes beneficios para nuestra piel y nuestro cabello, entre los cuáles podemos destacar:

  • Su composición química presenta constituyentes fenólicos, lo que le confiere al Aloe actividad antioxidante.
  • Es antibacteriano y antiséptico, por lo que resulta bastante útil si se utiliza en quemaduras y otras afecciones de la piel.
  • Combate la sequedad de la piel y el pelo, ya que contiene propiedades hidratantes.
  • Contiene manganeso, magnesio y cromo, lo que consigue que nivelemos la cantidad de azúcar en la sangre.
  • Sus propiedades astringentes favorecen la salud de nuestra piel.
  • Gracias a su contenido en esteroles como el lupeol y el ácido salicílico, cuenta con propiedades analgésicas, antibacterianas y antiinflamatorias.
  • Contiene aminoácidos y minerales que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario.
  • En su composición también encontramos mucílago de Aloe.

¿Cómo podemos diferenciar un aloe vera puro de otro que no lo es?

Hoy en día, resulta bastante complicado conseguir diferenciar un aloe elaborado a base de aloe en polvo de un gel de aloe vera puro. Esto es debido a que en la fórmula no se especifica la concentración de los ingredientes.

Sin embargo, el International Nomenclature of Cosmetic Ingredients (INCI) del producto puede ayudarnos a diferenciarlo. El INCI sí es obligatorio en el etiquetado de los ingredientes de los cosméticos. Es un listado en el que está plasmada la realidad del producto y los ingredientes están ordenados de mayor a menor cantidad de concentración en la fórmula.

En los que están elaborados a base de concentrado o polvo de Aloe podremos observar que el ingrediente principal es el agua. En cambio, en un gel puro de aloe vera el ingrediente principal es Aloe Barbadensis Leaf Juice.

¿De qué formas y con qué fines se utiliza el aloe vera puro?

Podemos aplicarlo sobre la piel, porque tiene una gran capacidad de regeneración celular, es cicatrizante, hidratante, antiséptico y bactericida. De este modo, es eficaz frente a cicatrices, heridas, acné, pequeñas irritaciones, picaduras, falta de hidratación y quemaduras.

Sus propiedades son conocidas desde hace muchísimo tiempo, pero su eficacia está comprobada en la actualidad de forma científica. Tanto que desde hace ya algunos años, los productos elaborados con aloe vera se recomiendan en numerosos hospitales de España. Esto se hace para regenerar, calmar y proteger la piel en pacientes oncológicos que reciben radio y quimioterapia. Su uso es tan sencillo como extenderlo sobre las zonas que hay que tratar.

Algunos usos más desconocidos del aloe vera

Existen propiedades y usos del aloe vera que son bastante conocidos. Pero, además de los que hemos nombrado anteriormente, su utilización resulta muy beneficiosa para determinados problemas; los vemos a continuación.

Para reducir inflamaciones

Las inflamaciones que pueden llegar a provocar la artritis y el reúma pueden verse aliviadas con su uso. Contiene ácido acetilsalicílico, que reduce el dolor y la inflamación tanto de músculos como de tendones, articulaciones y ligamentos.

Favorece la salud respiratoria

Puede favorecer la salud respiratoria y de la garganta, dado que en infusión, como componente en soluciones salinas, contribuye a despejar las vías respiratorias, reducir la inflamación, calmar la zona y controlar la proliferación de las bacterias.

Poder anticaries

Esta propiedad provoca que forme parte de la composición de algunas pastas dentífricas. Este extracto natural contiene antraquinonas, un antiséptico que ayuda en la defensa del esmalte contra las bacterias y los gérmenes que pueden atacar el diente y se suelen acumular en las encías.

Además, tiene otros usos que mejoran la salud bucodental, dado que contribuye a reducir problemas de gingivitis, minimizar el dolor de los primeros dientes del bebé o disminuir la cantidad de sarro.

Prevenir la grasa localizada

Por último, contribuye a eliminar toxinas y reducir la aparición de celulitis, siempre que se use dentro de un estilo de vida saludable con ejercicio físico y se combine con una alimentación sana y equilibrada. Se recomienda su uso para realizar dos masajes diarios, uno por la mañana y otro por la tarde.

Como suavizante natural

Si elegimos usar el Aloe vera para el cuidado de nuestro cabello, estaremos aprovechando sus propiedades suavizantes y acondicionadoras. Quizás hayas visto que algunos champús lo contienen y da excelentes resultados en cabellos secos o rizados porque aumenta la hidratación de la fibra capilar. El zumo o gel de Aloe puedes incorporarlo como humectante y emoliente en tus productos de limpieza y cuidado capilar (como champús sólidos o líquidos, acondicionadores y cremas de peinado). En realidad, cualquier tipo de cabello se puede beneficiar de este ingrediente porque da elasticidad a la hebra capilar sin aportar peso.

Para combatir la caspa

También podríamos aplicarlo directamente, o en conjunción con un aceite vegetal, sobre el cuero cabelludo para combatir la caspa y la irritación. En este caso estaríamos aprovechando sus propiedades antibacterianas y regeneradoras. Realizaríamos masajes circulares con el propio gel, lo dejaríamos actuar durante media hora y lo retiraríamos lavando el cabello con un champú suave. La constancia es fundamental así que puedes repetir este tratamiento una vez por semana hasta que comiences a notar mejorías en la salud de tu cuero cabelludo.

En definitiva, los beneficios y propiedades del Aloe Vera Puro BIO son innumerables. Es nutritivo, calmante y antioxidante. Sus propiedades en cosmética natural son múltiples, ya que resulta muy bueno para pieles grasas debido principalmente a su poder astringente, y aporta un gran frescor. Además, nos proporciona otra serie de beneficios más desconocidos. Es un producto que nunca deja de sorprender y que resulta muy ventajoso para el ser humano.


Hacer cosmética natural y casera tiene muchas ventajas: obtener un producto adaptado a ti y a las necesidades de tu piel y cabello, eliminar tóxicos de cosméticos tradicionales e ingredientes innecesarios, conocer cada ingrediente de la fórmula, reducir plásticos y, además, disfrutar de un buen rato potingueando.

Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos para que el proceso de elaboración sea seguro y no te cause reacción alérgica o irrite tu piel:

  • Desinfecta los utensilios, envase y mesa de trabajo antes de empezar. ¡Se tarda sólo 1 minuto!
  • Utiliza guantes, mascarilla y gafas en aquellas elaboraciones que lo requieran.
  • Haz una medición de pH de la elaboración final para asegurarte de que está en el rango correcto. Puedes corregirla fácilmente. Sube el pH utilizando un álcali como el bicarbonato. Bájalo con una solución ácida. Por ejemplo unas gotas de ácido láctico o ácido cítrico.
  • Hay que probar la elaboración siempre en una zona reducida de la piel para comprobar que no hay ninguna reacción adversa.
  • Utiliza los ingredientes en su dosis correcta. La indicamos en todas las páginas de producto. Si tienes dudas sobre alguno, pregúntanos! ♥ No nos hacemos responsables del mal uso de los productos y de la incorrecta dosificación de los mismos en las elaboraciones.