Atención a lo que os traemos hoy...

Vuelve Lino a #LaPotinguería para asombrarnos con una receta capilar de la que ¡quizás no has oído hablar! Se trata de un Champú Co-wash Sólido Casero. ¿No sabes qué es?
Un champú co-wash es un tipo de champú que permite lavarse el pelo casi todos los días ya que, no es un champú convencional, sino un champú que realiza una limpieza muy suave a la vez que acondiciona el cabello. Es como una mezcla entre champú sólido y acondicionador sólido.

Pero bien, ¿de dónde procede esta práctica? Hace unos años se puso de moda el movimiento co-wash que promovía la técnica de lavarse el pelo únicamente con una mascarilla/acondicionador en lugar de emplear champú. ¿Para qué? Para evitar secar y deshidratar el cabello por el uso continuado de sulfatos. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Si bien se consigue un cabello más nutrido, sedoso y brillante con el uso de esta técnica, realmente está contraindicado por dermatólogos ya que no se realiza una limpieza real de la suciedad que se acumula en nuestro cabello. En su lugar, se van acumulando bacterias en el cuero cabelludo llegando a provocar caspa e infecciones.

Por ello, nace el champú co-wash que consigue limpiar el cabello de esta suciedad de forma muy muy muy suave, poco profunda, menteniendo el pelo saludable y a la vez acondicionándolo como si se tratara de una mascarilla.

¿List@ para saber como se hace?

Ingredientes para hacer el Champú Co-Wash

Elaboración paso a paso del Champú Co-Wash

  1. Comenzamos pesando las grasas en un mismo recipiente. Mezclamos el Ácido Esteárico, la Cera Lanette, el Estearato de Glicerilo y las Mantecas de Karité y Mango. Ponemos al baño María la mezcla hasta lograr que se fusione.
  2. Cogemos un aguacate fresco, preferentemente maduro. La manera más fácil es cortar axialmente el aguacate y dividir en dos la pieza. De una de las dos partes, extraemos los 20 gramos de pulpa de aguacate.
  3. Una vez fundida la mezcla del baño María, añadimos el aguacate. Podemos triturarlo antes un poco para acelerar la fusión.
  4. Por otro lado, pesamos el SCI y lo unimos a la mezcla del baño María.
  5. Pesamos y mezclamos el Sodium Cocoyl Glutamate y la Vitamina E Alfatocoferol. Opcionalmente podemos añadir una cucharadita de Mica a nuestro gusto para darle color. Finalmente añadimos estos ingredientes a nuestra mezcla al baño María.
  6. Retiramos del baño María la mezcla y antes de moldear, añadimos los Aceites Esenciales y, en el caso de que queramos, un aroma. Hemos añadido el de canela. Una vez mezclado todo, vertemos en un molde a nuestro gusto.
  7. Una vez solidificado, retiramos del molde y ¡listo para usar!

EXTRA: este tipo de productos puede ablandarse con el tiempo. Para evitarlo, puedes realizar un recubrimiento con cera de abejas. Para ello, derrite un poco de esta cera y mézclalo con alguna mica para diferenciar la capa protectora del propio champú. Incluye esta cera a tu molde y añade tu champú (ya sólido). Una vez que todo está solidificado, ¡retira del molde y listo!


Modo de uso del Champú Co-Wash

  • Este producto es muy indicado para los días de verano, en los cuáles tendemos a lavarnos el pelo mucho más de la cuenta, lo cual puede secarlo a la larga. De este modo, recomendamos intercalar el champú co-wash con tu champú clásico para mantener un mejor cuidado del cabello en estos días de calor!
  • Frota el champú co wash sobre tu cabello para generar la emulsión.

Beneficios de los ingredientes del Champú Co-Wash

  • Ácido Esteárico: se utiliza mayormente para dar consistencia y espesar preparados cosméticos caseros, endurecer y estabilizar emulsiones. Se usa como sustituto del aceite de palma. Posee propiedades emolientes (evita la pérdida de agua) y protectoras, y se absorbe fácilmente.
  • Cera Lanette N: en cosmética natural la Cera Lanette es autoemulsionante de carácter aniónico para la elaboración de cosméticos. Es capaz de emulsionar por sí misma sin tener que añadir algún cuerpo graso o emulsionante.
  • Estearato de Glicerilo: forma emulsiones que penetran fácilmente, desde ligeras hasta muy espesas con textura no grasa.
  • Manteca de Karité Desodorizada: regenera, hidrata y nutre. Para el pelo, es ideal para hacer champús y mascarillas para cabellos castigados.
  • Manteca de Mango: tiene propiedades emolientes (evita la pérdida de agua), suavizantes y nutrientes, con una gran capacidad oxidativa. Es así mismo, muy eficaz en tratamientos para el cabello, reforzando su cutícula, previniendo la formación de puntas abiertas y aportando brillo.
  • SCI: es un tensioactivo aniónico derivado del aceite de coco en formato polvo 100% puro y natural, muy bien tolerado por la piel y cabello, en cosmética natural se utiliza y sirve para suavizar las fórmulas de champús sólidos y barras de ducha, proporcionando una espuma rica y cremosa, incluso en aguas duras.
  • Sodium Cocoyl Glutamate: tiene excelentes propiedades limpiadoras y espumantes produciendo una espuma cremosa incluso en aguas duras. Debido a que es un producto ligeramente ácido, su uso está indicado en productos para el cuidado de la piel y el cabello, siendo muy bien tolerado por pieles sensibles y alérgicas.

Y aquí te dejamos una selección de recetas de champús y acondicionadores sólidos caseros:


Hacer cosmética natural y casera tiene muchas ventajas: obtener un producto adaptado a ti y a las necesidades de tu piel y cabello, eliminar tóxicos de cosméticos tradicionales e ingredientes innecesarios, conocer cada ingrediente de la fórmula, reducir plásticos y, además, disfrutar de un buen rato potingueando.

Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos para que el proceso de elaboración sea seguro y no te cause reacción alérgica o irrite tu piel:

  • Desinfecta los utensilios, envase y mesa de trabajo antes de empezar. ¡Se tarda sólo 1 minuto!
  • Utiliza guantes, mascarilla y gafas en aquellas elaboraciones que lo requieran.
  • Haz una medición de pH de la elaboración final para asegurarte de que está en el rango correcto. Puedes corregirla fácilmente. Sube el pH utilizando un álcali como el bicarbonato. Bájalo con una solución ácida. Por ejemplo unas gotas de ácido láctico o ácido cítrico.
  • Hay que probar la elaboración siempre en una zona reducida de la piel para comprobar que no hay ninguna reacción adversa.
  • Utiliza los ingredientes en su dosis correcta. La indicamos en todas las páginas de producto. Si tienes dudas sobre alguno, pregúntanos! ♥ No nos hacemos responsables del mal uso de los productos y de la incorrecta dosificación de los mismos en las elaboraciones.