cómo hacer gel sólido casero

¡Buenas, potinguer@s! Hoy tenemos de vuelta a Mili por #LaPotinguería con esta receta de Gel de Ducha Sólido.

Este Gel Sólido hace uso de dos tensioactivos, el SCI y el SLSA. Gracias a esta combinación, lograremos unas capacidades espumantes increíbles, así como unas buenas propiedades suavizantes.

Entre otros ingredientes se encuentra la Trehalosa, un principio activo súper hidratante y calmante, que logrará aliviar los picores y escamación de la piel; y el Extracto de Algodón, encargado de mantener la humectación sobre la piel.

Por último cabe mencionar la facilidad de elaboración de este Gel de Ducha, si estas pensando en iniciarte en cosmética casera, ¡no hay mejor lugar dónde empezar!

Ingredientes para hacer el Gel de Ducha Sólido

Elaboración paso a paso del Gel de Ducha Sólido

  1. Comenzamos pesando en un mismo recipiente el SCI, SLSA, Avena Coloidal, Polvo de Arroz y la Trehalosa. Mezclamos todo bien.
  2. Una vez homogeneizado el polvo, vertemos el Aceite de Arroz, el Agua Destilada y el Extracto de Algodón. Mezclamos hasta que todo el polvo esté humedecido.
  3. Añadimos la Provitamina B5 y el Aceite Esencial de Naranja y amasamos, bien con espátula o con las mismas manos (recomendamos el uso de guantes) hasta conseguir una pasta homogénea.
  4. Realizamos una medición de pH. Para ello, vertemos un pelín de agua sobre la superficie de la masa y frotamos muy suavemente. Sobre esta superficie húmeda, ponemos la tira de pH para que se impregne. El pH resultante debería ser 5.
  5. Moldeamos con la forma deseada y esperamos hasta que se endurezca el resultado.
  6. ¡Listo para usar!

Modo de uso del Gel de Ducha Sólido

  1. Humedecer tanto la piel como el jabón con agua. 
  2. Frotar suavemente el Gel de Ducha sobre la piel hasta conseguir espuma.
  3. Retirar con agua.

Beneficios de los ingredientes del Gel de Ducha Sólido

  • SCI: es un tensioactivo aniónico derivado del aceite de coco en formato polvo 100% puro y natural, muy bien tolerado por la piel, en cosmética natural se utiliza y sirve para suavizar las fórmulas de champús sólidos y barras de ducha, proporcionando una espuma rica y cremosa, incluso en aguas duras.
  • SLSA: tensioactivo aniónico muy suave derivado de los ácidos grasos del aceite de coco. Proporciona una limpieza suave sin irritar piel y cabello.
  • Extracto de Algodón: es calmante y regenerador, además de hidratante y acondicionador de piel.
  • Aceite de Arroz: es un potente complejo anti-envejecimiento para proteger la piel contra el mismo envejecimiento, y agresiones externas producidas por la contaminación y los rayos solares, debido a que es rico en gamma-orizanol, enzimas, fitosteroles, ácido ferúlico y vitamina E.
  • Avena Coloidal: tiene propiedades antienvejecimiento, antisépticas, acondicionadoras, antioxidantes, humectantes, hidratantes, purificantes y reafirmantes.
  • Polvo de Arroz: tiene propiedades antioxidantes, ilumina e iguala la tez. Este polvo presenta una actividad antielastasa que difumina las arrugas, reduce el aspecto de los poros dilatados y difumina la luz. Está indicado para pieles sensibles, irritadas, con acné o granos e incluso para la piel del bebé.
  • Trehalosa: actúa previniendo la deshidratación de la piel. Muy recomendable para cremas hidratantes y pro-edad caseras.
  • Provitamina B5 al 75%: las cremas ricas en Dexpantenol mejoran el estrato córneo reduciendo la pérdida de agua y manteniendo la piel suave y elástica. Esta acción reparadora, ayuda a la piel dañada a recuperar su estado natural, a la vez que la protege de las agresiones externas.
  • Aceite Esencial de Naranja: tiene efecto antidepresivo, antiinflamatorio, antiséptico, bactericida, sedante nervioso, digestivo, fungicida, hipotensor, estimulante digestivo, y linfático, estomacal y tónico.

¡Completa tu rutina con las siguientes recetas!

¿Tienes alguna duda? Déjanosla en los comentarios de este post para poder ayudarte con mucho gusto. ♥


Hacer cosmética natural y casera tiene muchas ventajas: obtener un producto adaptado a ti y a las necesidades de tu piel y cabello, eliminar tóxicos de cosméticos tradicionales e ingredientes innecesarios, conocer cada ingrediente de la fórmula, reducir plásticos y, además, disfrutar de un buen rato potingueando.

Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos para que el proceso de elaboración sea seguro y no te cause reacción alérgica o irrite tu piel:

  • Desinfecta los utensilios, envase y mesa de trabajo antes de empezar. ¡Se tarda sólo 1 minuto!
  • Utiliza guantes, mascarilla y gafas en aquellas elaboraciones que lo requieran.
  • Haz una medición de pH de la elaboración final para asegurarte de que está en el rango correcto. Puedes corregirla fácilmente. Sube el pH utilizando un álcali como el bicarbonato. Bájalo con una solución ácida. Por ejemplo unas gotas de ácido láctico o ácido cítrico.
  • Hay que probar la elaboración siempre en una zona reducida de la piel para comprobar que no hay ninguna reacción adversa.
  • Utiliza los ingredientes en su dosis correcta. La indicamos en todas las páginas de producto. Si tienes dudas sobre alguno, pregúntanos! ♥ No nos hacemos responsables del mal uso de los productos y de la incorrecta dosificación de los mismos en las elaboraciones.