¿Qué es el Aceite de Manzanilla?

El Aceite de Manzanilla es un extracto oleoso de flor de camomila en aceite de girasol.

La composición química de la manzanilla se caracteriza por la presencia de flavonoides, cumarinas y aceites esenciales. También contiene otros principios activos como polisacáridos mucilaginosos, ácido valeriánico, taninos, ácido ascórbico, ácidos grasos, ácido salicílico, sales minerales, etc.

Desde la Antigüedad, el Aceite de Manzanilla se considera uno de los remedios más utilizados en gran parte del mundo. Sin quedarse sólo en el ámbito de la salud, también empezaron a aparecer aplicaciones en su rama de la cosmética natural

Gracias a su versatilidad se puede emplear en numerosos tratamientos. Te contamos por qué:

 

¿Cuáles son las propiedades del Aceite de Manzanilla?

La aplicación cosmética de la Manzanilla es debida a la acción de sus activos:

  • Flavonoides: antiinflamatoria, vasodilatadora, protección solar y antiradicales libres.

  • Aceites esenciales: antiinflamatoria, antiséptica, protectora contra úlceras y enrojecimiento provocado por el sol. A esto se une la presencia del aceite de girasol que incrementa las propiedades antiinflamatorias del producto gracias a su contenido de ácido linoléico.

  • Antibacteriano: El Aceite de Manzanilla además posee una gran efectividad antibacteriana, en especial sobre Salmonella typhi, Staphylococcus aureus, Mycobacterium tuberculosis y Staphylococcus epidermidis. La actividad antimicrobiana de la manzanilla lo hace muy útil a la hora de formular productos cosméticos con propiedades purificantes y para tratar infecciones cutáneas donde estas bacterias están implicadas como por ejemplo en el acné.

 

¿Cuáles son los usos del Aceite de Manzanilla?

Los usos que le podemos dar al Aceite de Manzanilla son muy variados:

  • Productos para pieles delicadas e irritadas

  • Cremas antiacné

  • Tónicos descongestivos

  • Productos cosméticos capilares para el aclarado del cabello

  • Geles de protección solar

  • After shave

  • After sun

Te contamos algunas formas prácticas de aprovechar el Aceite de Manzanilla:

  • Es recomendable para combatir el insomnio y la ansiedad, inhalando directamente del frasco o mezclándolo con aceite de lavanda y menta en un difusor.

  • Otra forma de aplicarlo es a través de un algodón. Se agregan 3 o 4 gotas sobre un algodón para tratar afecciones cutáneas como el envejecimiento y el acné

  • También puede añadirse 6 gotas a tu tónico facial para uso diario. 

Nota: es importante tener en cuenta el tipo de piel sobre el que se va a aplicar, ya que en pieles sensibles el Aceite de Manzanilla se recomienda diluir en otro aceite portador.

Indicaciones para el uso y conservación del Aceite de Manzanilla

Dosis: Entre el 0,5 y el 10%

Conservar en lugar fresco y seco y fuera del alcance de la luz. Siempre alejados de temperaturas altas y lugares muy húmedos.

Es de gran importancia tener en cuenta la pureza y calidad del Aceite de Manzanilla que se vaya a utilizar. En Jabonarium, nuestro Aceite de Manzanilla está regulado bajo los estándares de calidad de A.C.E.N.E, organización que se encarga de la certificación de cosmética natural y ecológica sin ánimo de lucro.

 

Además el Aceite de Manzanilla también se usa fuera de la cosmética para:

  • Calmar problemas digestivos.

  • Relajar la mente y aminorar el estrés.

  • Reducir la ansiedad

¿La has probado ya? En los comentarios puedes contarnos qué tal te fue.