Exfoliante Cremoso Corporal con Semillas de Amapola

¡Y sumamos una receta más de exfoliante corporal! Esta vez, se trata de un exfoliante casero CREMOSO que utiliza como ingredientes protagonistas las semillas de amapola, las sales Epsom y la manteca de copoazu. Y por si no os termina de convencer, este exfoliante deja un aroma exquisito gracias al uso de aceite esencial de vainilla y jazmín.

¿Quieres aprender a hacer este recetón que nos trae Andrea de @arubotanicals? ¡Vamos a ello!


Ingredientes para hacer Exfoliante Cremoso (120 g)

• 24 g Manteca Copoazu 20%
• 12 g Manteca Cacao pura 10%
• 37,2 g Aceite de Coco Fraccionado 31%
• 8 g Aceite de Monoi de Tahití 15%
• 1,2 g Vitamina E Tocoferol 1%
• 14,4 g SLSA 12%
• 2,4 g Semillas de Amapola 2%
• 2,4 g Extracto de Frambuesa 2%
• 6 g Sales Epsom 5%
• 1,2 g Mica Púrpura 1%
• 0,24 g Aceite Esencial Vainilla 0,20%
• 0,96 g Aceite Esencial Jazmín 0,80%

Cómo hacer Exfoliante Cremoso Corporal

1. Utiliza un envase a baño María para derretir las mantecas de cacao y copoazu y los aceites de monoi y coco fraccionado.
2. Retira del calor y agrega las partículas exfoliantes (semillas de amapola, extracto de frambuesa y sales epsom), el tensioactivo SLSA, mezcla bien y agrega la mica púrpura.
3. Ahora que ha bajado la temperatura agrega la vitamina E y aceites esenciales.
4. Prepara un baño María frío y bate la mezcla hasta conseguir la textura de manteca y guarda en un envase de cristal.

Modo de uso

Simplemente realizaMasajes circulares sobre la piel húmeda.

Modo de conservación

Lejos de la luz solar, agua/humedad dura aproximadamente 6-9 meses.

Notas:

En caso de vivir en sitio cálido deberás ajustar el porcentaje de mantecas a 60% para lograr la textura de mantequilla.

Más recetas de exfoliantes caseros:

¿Tienes alguna duda? Déjanosla en los comentarios de este post para poder ayudarte con mucho gusto. ♥


Hacer cosmética natural y casera tiene muchas ventajas: obtener un producto adaptado a ti y a las necesidades de tu piel y cabello, eliminar tóxicos de cosméticos tradicionales e ingredientes innecesarios, conocer cada ingrediente de la fórmula, reducir plásticos y, además, disfrutar de un buen rato potingueando.

Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos para que el proceso de elaboración sea seguro y no te cause reacción alérgica o irrite tu piel:

  • Desinfecta los utensilios, envase y mesa de trabajo antes de empezar. ¡Se tarda sólo 1 minuto!
  • Utiliza guantes, mascarilla y gafas en aquellas elaboraciones que lo requieran.
  • Haz una medición de pH de la elaboración final para asegurarte de que está en el rango correcto. Puedes corregirla fácilmente. Sube el pH utilizando un álcali como el bicarbonato. Bájalo con una solución ácida. Por ejemplo unas gotas de ácido láctico o ácido cítrico.
  • Hay que probar la elaboración siempre en una zona reducida de la piel para comprobar que no hay ninguna reacción adversa.
  • Utiliza los ingredientes en su dosis correcta. La indicamos en todas las páginas de producto. Si tienes dudas sobre alguno, pregúntanos! ♥ No nos hacemos responsables del mal uso de los productos y de la incorrecta dosificación de los mismos en las elaboraciones.