¿Sabías que tu perro es capaz de oler una gota de perfume en un estadio de fútbol? También es capaz de conocer si alguien se acerca o ha estado en un lugar gracias a la dirección del viento y de las múltiples moléculas de olor que esparcimos sin darnos cuenta. Cuando dan un paseo, son capaces de crear un “mapa” de olores, del cuál recogen una información vital y que condiciona su relación con el entorno. El sistema olfativo del perro está perfectamente desarrollado, puesto que es uno de sus órganos más potentes. Se estima que el ser humano tiene en torno a 6 millones de células olfativas frente a los 300 millones que tienen los perros. Imagínate la cantidad de olores que pueden recibir al dar un simple paseo por un entorno natural.

También conocemos que su sistema olfativo está dividido en dos partes: el sistema olfativo en sí y el órgano vomeronasal u órgano de Jakobson. ¿Te has fijado alguna vez que cuando tu perro se para a olfatear algo moquea o castañea con los dientes? Pues ahí está utilizando este órgano, presente justo encima de su paladar. Gracias a este órgano, consigue oler sustancias que para nosotros son imposibles de detectar. Por ejemplo, moléculas de olor relacionadas con hormonas o con enfermedades.

Entonces, si sabemos que su sistema olfativo es tan importante, ¿qué ocurre con la cantidad de producto perfumados que entran diariamente en casa? Está demostrado que el uso de productos que no respetan su pirámide olfativa produce nerviosismo y ansiedad en el animal, por lo que afecta muy negativamente a su calidad de vida.

Tres ingredientes cosméticos que dañan su salud

  • El “parfum”: conocemos que este ingrediente se utiliza para dar aroma al producto cosmético. Sin embargo, en muchos casos esconde ingredientes que son potenciales alérgenos y un sin fin de moléculas de olor adaptadas a necesidades humanas, copiando en algunos casos, olores puramente sintéticos. Por ejemplo, el olor a talco es uno de los olores que más desagrada a un perro. Te aconsejo que cuando realices tu fórmula cosmética para mascotas lo evites y utilices sólo aceites esenciales o aceites naturales aptos para mascotas.
  • Algunos aceites esenciales: si queremos formular productos para mascotas, debemos conocer el perfil bioquímico del aceite esencial, puesto que algunos de ellos (los que tienen mayor contenido en fenoles y aldheídos) son tóxicos para los gatos y perros (incluso por inhalación). Por ejemplo, el aceite esencial de árbol del té y de neem es tóxico para los gatos, por lo que no podremos utilizarlo. Los mejores aceites esenciales para utilizar en perros son: bergamota, camomila, cedro, geranio, lavanda, mirra y ylang-ylang. Debes tener también en cuenta que el aceite de neem y los aceites esenciales de violeta, mandarina, árbol del té y eucalipto son tóxicos para los felinos.
  • Algunos aceites naturales: los perros no sintetizan algunas moléculas a nivel tópico como lo hace nuestra piel ni son biomiméticos, y en algunos casos hay ciertos aceites que pueden ser tóxicos, como el aceite de macadamia. Las mascotas tienen una tolerancia mayor a estos tres aceites: almendras, jojoba y abisinia. Evita también todos los aceites hidrolizados y/o proteínas provenientes de cereales (excepto la avena coloidal), ya que la mayoría de los perros y gatos no toleran los cereales dado que su organismo no está preparado para absorberlos ni sintetizarlos.

Otros de los productos que utilizamos diariamente y que sin embargo suelen ser los grandes olvidados son los productos de limpieza, los cuáles afectan enormemente por estar en contacto continuo tanto a nivel respiratorio como tópico (su cuerpo está en contacto con el suelo). La lejía, el amoniaco y el azufre son productos tóxicos y altamente potenciales alérgenos. Si tienes un peludo en casa, te aconsejo cambiar estos productos de limpieza por otros que utilicen tensioactivos aniónicos y anfóteros en su composición.

El mercado de la cosmética natural canina y felina está en auge, puesto que cada vez sus tutores o dueños tienen más conciencia sobre los productos e ingredientes cosméticos aptos para su salud. Los beneficios son notables desde las primeras aplicaciones de productos adaptados a sus necesidades: mejor pelaje, reducción de las alergias, reducción del prurito (picor) y menores casos de piodermas (infecciones por bacterias) y una reducción considerable del sobrecrecimiento del hongo Malassezia (infección fúngica).

Pero nos encontramos con un gran problema: el 90% de las fórmulas que hay en el mercado no están adaptadas a sus necesidades. Ni la cantidad de materia prima utilizada en el tensioactivo, ni por el perfume utilizado ni el nivel de nutrición aportado a la fibra capilar es suficiente.

Por ello, el sector de la cosmética canina es ideal si deseas comenzar a vender tus productos. Para tener una pequeña toma de contacto, te traigo una fórmula de bruma olfativa que puedes hacer por ti misma.

¿Qué necesitarás para hacer una bruma olfativa para tu mascota?

Paso a paso para hacer una bruma olfativa para tu mascota

  1. Mezcla el agua desmineralizada junto con el agua de azahar y de hamamelis.
  2. Dispersa los aceites esenciales con alcohol en un recipiente aparte. Deja reposar 24 horas.
  3. Al día siguiente, junta ambas mezclas en un recipiente nuevo y agita hasta que ambos ingredientes estén bien mezclados.

Esta fórmula cosmética de bruma olfativa no mancha los tejidos.

¿Cómo utilizarlo la bruma olfativa para tu mascota?

La bruma olfativa se utiliza como recurso en casos de perros con problemas de ansiedad, estrés o miedos y debe trabajarse antes en un entorno relajado. Debemos utilizar la bruma en momentos en los que el animal está en calma. Por ejemplo, en un momento de sueño en el sofá, en su camita tranquilo, cuando esté feliz utilizando sus juguetes, cuando juegue también contigo, etc. Lo que buscamos es que el animal relacione ese momento de calma cuando lo necesite en un momento puntual. Así, citando un ejemplo práctico, si lo hemos trabajado previamente y a nuestro perro le da miedo el coche, podemos utilizar esta bruma para aplicarla en los asientos del coche, así le ayudará a relajarse. También es una buena idea utilizarla en su collar o en su arnés (incluso en tu misma ropa) si vemos que tiene problemas durante el paseo.

¿Qué tipo de aceites esenciales puedo utilizar?

Sino dispones de estos ingredientes cosméticos, puedes cambiarlos por otros. En general, los perros tienen más aceptación a los aromas amaderados, florales, frutales y herbales. No suelen tener predilección por aromas cítricos fuertes ni por olores sintéticos (como dulce, chocolate, algodón de azúcar, etc.).

¿Te gustaría aprender a formular brumas olfativas?

Si tu respuesta es sí porque quieres lanzar tus propios productos cosméticos adaptados 100% a los peludos y con base científica, echa un vistazo a mi nuevo curso online Marketing Olfativo para negocios del sector animal”, ¡y nos vemos ahí!