¡CHOCOLATE!

¿Sabías que el cacao tiene muchas más aplicaciones aparte de la producción de chocolate? Hoy os traemos una receta inspirada en este maravilloso dulce, con Manteca de Cacao y Cacao en polvo puro. Se trata de una loción nutritiva que hidrata la piel en profundidad, además de aportar efectos suavizantes y calmantes. Y todo esto en un formato de muy fácil absorción y con un delicioso olor a chocolate!

¿List@ para hacerlo?

Ingredientes para hacer la Loción Nutritiva de Chocolate

Fase Oleosa

Fase Acuosa

Aditivos

Elaboración paso a paso de la Loción Nutritiva de Chocolate

  1. Pesar todos los ingredientes.
  2. Calentar la fase oleosa hasta que se derrita el emulsionante.
  3. Calentar la fase acuosa, añadir extracto de pepino, echar la trehalosa y batir.
  4. Echar la fase oleosa en la acuosa y batir hasta que emulsione.
  5. Añadir los aditivos que quedan uno a uno batiendo bien.
  6. Meter la emulsión en un bol con agua fría y seguir batiendo.
  7. Envasar y ¡a disfrutar!

Beneficios de los ingredientes de la Loción Nutritiva de Chocolate

  • Aceite de Semilla de Brócoli Virgen BIO: rico en antioxidantes, ácidos grasos esenciales y vitaminas A y C. Es un aceite muy hidratante, calmante y protector de la piel gracias a los ácidos grasos y a las vitaminas que contiene. Estos nutrientes proporcionan una hidratación intensa sin obstruir los poros y un efecto calmante en pieles con acné, rosácea, eccema, dermatitis, etc.
  • Aceite de Aguacate Virgen BIO: muy rico en Vitaminas A, B, C, D, E, H, K y PP, actúa contra el envejecimiento cutáneo, ya que le aporta flexibilidad a la piel, la hidrata, regenera y suaviza. Su alto contenido en ácidos oleico y palmitoléico le confieren propiedades regeneradoras de la piel, actuando contra el envejecimiento cutáneo.
  • Manteca de Cacao Cruda BIO: previene la aparición de arrugas y estrías dado su alto poder de hidratación y mejora la elasticidad de la piel gracias a su acción nutritiva incluso en pieles deshidratadas. En cosmética natural tiene propiedades antioxidantes por su alto contenido en insaponificables (antioxidante y antiinflamatorio) y ayuda a combatir el paso del tiempo, así como a mantener la flexibilidad y elasticidad de la piel ya que refuerza la producción de colágeno y de elastina.
  • Nanosomas de Ceramidas de Hialurónico y Escualeno: Las ceramidas son las moléculas clave de la epidermis para mantener la humedad y la integridad de la barrera cutánea. El interés principal de usar una forma estable de HyA en la epidermis está relacionado con la actividad hidrofóbica del HyA que capturará y absorberá el agua de la piel e hinchará las capas epidérmicas disminuyendo la profundidad de las arrugas y liberando agua.
  • Trehalosa: aporta excelentes propiedades hidratantes para piel y la protege de los daños externos.
  • Hidrolizado de Proteínas de Cereales: es rico en vitaminas, aminoácidos, ácido aspártico, ácido glutámico y cisteína.
  • Hidrolizado de Proteínas de Seda: está indicado para el cuidado de la piel áspera, seca y deshidratada y pieles maduras.
  • Extracto Natural de Pepino: muy recomendable en la formulación de cosméticos con acción hidratante, descongestiva, refrescante, suavizante, así como aclarador de la piel. Gracias a sus compuestos fenólicos y la Vitamina C, el extracto de pepino tiene un gran poder antioxidante.
  • Cacao en Polvo Puro: es rico en antioxidantes, minerales como el magnesio o calcio, vitamina C y triptófano.

Modo de uso de la Loción Nutritiva de Chocolate

  • Aplicar en la piel limpia por la mañana y por la noche.

Hacer cosmética natural y casera tiene muchas ventajas: obtener un producto adaptado a ti y a las necesidades de tu piel y cabello, eliminar tóxicos de cosméticos tradicionales e ingredientes innecesarios, conocer cada ingrediente de la fórmula, reducir plásticos y, además, disfrutar de un buen rato potingueando.

Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos para que el proceso de elaboración sea seguro y no te cause reacción alérgica o irrite tu piel:

  • Desinfecta los utensilios, envase y mesa de trabajo antes de empezar. ¡Se tarda sólo 1 minuto!
  • Utiliza guantes, mascarilla y gafas en aquellas elaboraciones que lo requieran.
  • Haz una medición de pH de la elaboración final para asegurarte de que está en el rango correcto. Puedes corregirla fácilmente. Sube el pH utilizando un álcali como el bicarbonato. Bájalo con una solución ácida. Por ejemplo unas gotas de ácido láctico o ácido cítrico.
  • Hay que probar la elaboración siempre en una zona reducida de la piel para comprobar que no hay ninguna reacción adversa.
  • Utiliza los ingredientes en su dosis correcta. La indicamos en todas las páginas de producto. Si tienes dudas sobre alguno, pregúntanos! ♥ No nos hacemos responsables del mal uso de los productos y de la incorrecta dosificación de los mismos en las elaboraciones.