emulsionantes en cosmetica casera

Cada día somos más las personas interesadas en realizar nuestra propia cosmética natural, pero para disfrutar de una cosmética cien por cien segura y de calidad, es importante que conozcamos a fondo los ingredientes que vamos a utilizar en nuestras preparaciones. En esta ocasión te voy a hablar sobre los emulsionantes, que son un básico en gran parte de nuestros cosméticos: cremas, sérums, desodorantes, mascarillas, etc.

¿Qué son los emulsionantes cosméticos?

Los emulsionantes pertenecen a un grupo de sustancias llamado tensioactivos, que actúan modificando la tensión superficial que existe entre dos elementos o fases de diferente naturaleza. A veces solemos llamar de forma indistinta a los emulsionantes y a los tensioactivos, pero es importante que sepas que todos los emulsionantes son tensioactivos, pero no todos los tensioactivos tienen propiedades emulsionantes. Así que dentro de este grupo de tensioactivos, además de los emulsionantes, encontramos otras sustancias con distintas funciones: surfactantes, humectantes, estabilizantes…

La función de los emulsionantes es la de unir dos ingredientes que en principio son inmiscibles, es decir, que se repelen y no se pueden juntar de forma natural por si solos. Como claro ejemplo tenemos el caso del agua y el aceite que, por mucho que los agitemos, resultará prácticamente imposible que permanezcan unidos por más de unos segundos. Es aquí donde entraría en juego el papel del emulsionante, ya que es una molécula anfifílica compuesta por una cola lipofílica y una cabeza hidrofílica.

  • Cola lipofílica: su afinidad está relacionada con las grasas. Por tanto, se va a unir a la fase oleosa de la emulsión, es decir, a los aceites y mantecas.
  • Cabeza hidrofílica: es afín al agua y sus derivados, y se va a unir a la fase acuosa de la emulsión, que son los hidrolatos, leches, infusiones, zumos etc.

Por consiguiente, y debido a sus características, un emulsionante va a conseguir unir dos líquidos inmiscibles y, además, estabilizar y homogeneizar la unión entre ellos.

propiedades y usos de los emulsionantes en cosmética

Tipos de emulsiones

Antes de comenzar a hablar de los tipos de emulsiones que existen, es conveniente definir las dos fases que las componen.

Por un lado, tenemos la fase dispersa (llamada también fase interna o discontinua) que es la que se encuentra en menor cantidad, y está distribuida en forma de gotitas en el interior de la fase continua. Y por otro lado, tenemos la mencionada fase continua o externa, que ésta será la que tenga mayor proporción dentro de nuestra emulsión.

Aunque existen emulsiones múltiples, en cosmética natural se utilizan principalmente dos tipos.

  • Emulsiones de aceite en agua (O/W): la fase dispersa es el aceite y la continua es el agua. Este tipo de emulsiones generan cremas hidratantes, con texturas fluidas y ligeras. Son ideales para cualquier tipo de piel.
  • Emulsiones de agua en aceite (W/O): la fase dispersa es el agua y la continua el aceite. Las emulsiones de este tipo dan texturas mas oclusivas, untuosas y densas. Están especialmente indicadas para pieles secas o dañadas.

emulsionantes naturales para cosmetica

Tipos de emulsionantes

Sabiendo todo esto, ahora sólo nos quedaría elegir el emulsionante más indicado para nuestra preparación cosmética. Uno de los métodos más utilizados para este fin es el sistema HLB, que se basa en el balance hidrófilo-lipófilo de un emulsionante en relación a la fase oleosa de un producto determinado. Pero hoy en día tenemos a nuestro alcance mezclas de emulsionantes que nos evitará tener que hacer nuestros propios cálculos de HLB. A continuación, te dejo algunos de los más utilizados en cosmética natural.

  • Olivem 1000: cera auto-emulsionante derivada del aceite de oliva. Produce emulsiones muy estables, hidratantes y emolientes. Y genera cremas de tacto sedoso.
  • Protelan ENS: cera auto-emulsionante de origen vegetal, renovable y biodegradable. Proporciona un efecto hidratante y deja una sensación sedosa en la piel.
  • Estearato de Glicerilo SE: cera auto-emulsionante derivada de la glicerina y el ácido esteárico. Genera emulsiones con gran penetrabilidad.
  • BTMS: cera auto-emulsionante derivada de plantas de colza y palma. Se usa mayormente en productos capilares. Proporciona suavidad y evita el encrespamiento del cabello.
  • Alcohol Cetílico: es un co-emulsionante que se utiliza junto a otro emulsionante para dar mayor consistencia y estabilizar las emulsiones.

Además, en algunas emulsiones de aceite en agua se puede requerir el uso estabilizadores, que son unos compuestos encargados de garantizar una emulsión mediante el aumento de la viscosidad de la misma. En estos casos son muy utilizados la Goma Xantana, la Goma Guar y otros gelificantes.

Por tanto, cuando queremos hacer un cosmético desde cero, donde la fórmula contiene una fase acuosa y otra fase oleosa, será totalmente imprescindible el uso de un emulsionante para poder obtener una emulsión estable, o lo que es lo mismo, que no se separen la fase acuosa y la fase oleosa de nuestro cosmético y, que además, permanezcan de forma homogénea durante al menos el tiempo establecido para dicho cosmético.

¿Tienes alguna duda? Déjanosla en los comentarios de este post para poder ayudarte con mucho gusto. ♥


Hacer cosmética natural y casera tiene muchas ventajas: obtener un producto adaptado a ti y a las necesidades de tu piel y cabello, eliminar tóxicos de cosméticos tradicionales e ingredientes innecesarios, conocer cada ingrediente de la fórmula, reducir plásticos y, además, disfrutar de un buen rato potingueando.

Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos para que el proceso de elaboración sea seguro y no te cause reacción alérgica o irrite tu piel:

  • Desinfecta los utensilios, envase y mesa de trabajo antes de empezar. ¡Se tarda sólo 1 minuto!
  • Utiliza guantes, mascarilla y gafas en aquellas elaboraciones que lo requieran.
  • Haz una medición de pH de la elaboración final para asegurarte de que está en el rango correcto. Puedes corregirla fácilmente. Sube el pH utilizando un álcali como el bicarbonato. Bájalo con una solución ácida. Por ejemplo unas gotas de ácido láctico o ácido cítrico.
  • Hay que probar la elaboración siempre en una zona reducida de la piel para comprobar que no hay ninguna reacción adversa.
  • Utiliza los ingredientes en su dosis correcta. La indicamos en todas las páginas de producto. Si tienes dudas sobre alguno, pregúntanos! ♥ No nos hacemos responsables del mal uso de los productos y de la incorrecta dosificación de los mismos en las elaboraciones.