como hacer perfume solido de rosas

¡Bueeeeenas, potinguer@s! Hoy tenemos de vuelta por #LaPotinguería a Adela, de Sikeria Natural, para ofrecernos esta maravilla de perfume en formato sólido con unos toques de rosas y lavanda!

Se trata de un perfume sólido realizado a base de materiales grasos a los cuáles se les ha añadido dos productos para añadir dureza al resultado final: la Cera de Arroz (o cera de punto de fusión similar en caso de que no dispongas de ella) y el Alcohol Cetílico. Por otro lado, este perfume hace uso de tanto el Aceite de Coco Fraccionado como el Aceite de Jojoba, al tener ambos olores muy neutros que realzarán los aromas del perfume. Además, estos dos olores poseen un tacto seco contra la piel, es decir, no obtendremos ninguna sensación grasa al aplicarnos el perfume.

¡Veamos como se realiza!

Ingredientes para hacer el Perfume Sólido Relajante de Rosas y Lavanda

Elaboración paso a paso del Perfume Sólido Relajante de Rosas y Lavanda

  1. Comenzaremos añadiendo a un recipiente resistente al calor la Cera de Arroz y el Alcohol Cetílico. A continuación, añadimos los aceites de Coco Fraccionado y Jojoba. Seguimos incluyendo la Manteca de Karité, la Vitamina E y la Arcilla Blanca.
  2. Llevamos todo al baño maría hasta que todos los productos grasos se derritan y queden homogeneizados. Removemos ligeramente para mezclar todos los ingredientes. Dejamos enfriar la temperatura a unos 40-45ºC.
  3. Añadimos los aromas, en este caso la Fragancia Touch of Roses y el Aceite Esencial de Lavanda. Removemos bien. Es posible que se solidifique ligeramente la mezcla en este paso, es algo común debido a la diferencia de temperaturas entre la mezcla y los aromas. En el caso de que se solidifique se puede recalentar de nuevo sin problemas.
  4. Envasamos en un molde a nuestro gusto y ¡listo!

Modo de uso del Perfume Sólido Relajante de Rosas y Lavanda

  • Frotamos muy suavemente el perfume contra la piel. Poco a poco se irá derritiendo.

Beneficios de los ingredientes del Perfume Sólido Relajante de Rosas y Lavanda

  • Alcohol Cetílico: se utiliza en cosmética natural como agente co-emulsionante para dar consistencia, emoliencia (evita la pérdida de agua) y estabilidad a las emulsiones. Permite espesar las cremas y proporciona una sensación suave y nutritiva.
  • Cera de Arroz: es una cera dura, natural y vegetal que contiene fosfolípidos, fitoesteroles y escualeno que le confieren propiedades antioxidantes, hidratantes y emolientes.
  • Manteca de Karité: hidrata y nutre la piel en profundidad, restaurando su elasticidad. También suaviza y calma la piel gracias a sus propiedades antiinflamatorias.
  • Aceite de Jojoba: equilibra la acidez de la piel y mejora considerablemente el aspecto de la piel grasa y mixta porque regula la secreción sebácea, además de revitalizar la piel seca. En cosmética natural, ningún otro aceite consigue dar más elasticidad y flexibilidad a la piel que el aceite de jojoba porque activa el metabolismo de la elastina.
  • Aceite de Coco Fraccionado: es emoliente y calmante de la piel sin taponar los poros.
  • Aceite Esencial de Lavanda Bio: tiene propiedades calmantes, regenerantes, antisépticas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Es apropiado para todo tipo de pieles, desde las juveniles, grasas, impuras o con acné hasta las secas, maduras o con problemas específicos. También es antidepresivo y estimulante de las defensas del organismo.

¿Te gustaría hacer más recetas de perfumes sólidos caseros? Aquí te dejamos algunas de ellas:

¿Tienes alguna duda? Déjanosla en los comentarios de este post para poder ayudarte con mucho gusto. ♥


Hacer cosmética natural y casera tiene muchas ventajas: obtener un producto adaptado a ti y a las necesidades de tu piel y cabello, eliminar tóxicos de cosméticos tradicionales e ingredientes innecesarios, conocer cada ingrediente de la fórmula, reducir plásticos y, además, disfrutar de un buen rato potingueando.

Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos para que el proceso de elaboración sea seguro y no te cause reacción alérgica o irrite tu piel:

  • Desinfecta los utensilios, envase y mesa de trabajo antes de empezar. ¡Se tarda sólo 1 minuto!
  • Utiliza guantes, mascarilla y gafas en aquellas elaboraciones que lo requieran.
  • Haz una medición de pH de la elaboración final para asegurarte de que está en el rango correcto. Puedes corregirla fácilmente. Sube el pH utilizando un álcali como el bicarbonato. Bájalo con una solución ácida. Por ejemplo unas gotas de ácido láctico o ácido cítrico.
  • Hay que probar la elaboración siempre en una zona reducida de la piel para comprobar que no hay ninguna reacción adversa.
  • Utiliza los ingredientes en su dosis correcta. La indicamos en todas las páginas de producto. Si tienes dudas sobre alguno, pregúntanos! ♥ No nos hacemos responsables del mal uso de los productos y de la incorrecta dosificación de los mismos en las elaboraciones.