Ingredientes naturales para jabón y cosmética artesanal
Carrito0,00 €

Product was successfully added to your shopping cart.

Aceite de Manzanilla

Doble click en la imagen para abrir/cerrar

Alejar
Acercar

Aceite de Manzanilla

El aceite de manzanilla es un extracto oleoso de flor de camomila en aceite de girasol.
La composición química de la manzanilla se caracteriza por la presencia de flavonoides, cumarinas y aceites esenciales. También contiene otros principios activos como polisacáridos mucilagiosos, ácido valeriánico, taninos, ácido ascórbico, ácidos grasos, ácido salicílico, sales minerales, etc.
La aplicación cosmética de la Manzanilla es debida a la acción de sus activos:
Flavonoides: antiinflamatoria, vasodilatadora, protección solar y antiradicales libres.
Aceites esenciales: antiinflamatoria, antiséptica, protectora contra úlceras y enrojecimiento provocado por el sol.
A esto se une la presencia del aceite de girasol que incrementa las propiedades antiinflamatorias del producto gracias a su contenido de ácido linoléico.
El aceite de manzanilla es además posee una gran efectividad antibacteriana, en especial sobre Salmonella typhi, Staphylococcus aureus, Mycobacterium tuberculosis y Staphylococcus epidermidis.
La actividad antimicrobiana de la manzanilla lo hace muy útil a la hora de formular productos cosméticos con propiedades purificantes y para tratar infecciones cutáneas donde estas bacterias están implicadas como por ejemplo en el acné.
Nombre del producto Precio Stock Un.
60 ml. Aceite de Manzanilla
2,13 €
6
-+
125 ml. Aceite de Manzanilla
3,26 €
2
-+
250 ml. Aceite de Manzanilla
6,24 €
2
-+
500 ml. Aceite de Manzanilla
12,50 €
1

Fuera de existencia

Detalles

Inci: Chamomilla Recutita Flower in helianthus annus seed oil

El aceite de manzanilla es un extracto oleoso de flor de camomila en aceite de girasol.

La composición química de la manzanilla se caracteriza por la presencia de flavonoides, cumarinas y aceites esenciales. También contiene otros principios activos como polisacáridos mucilagiosos, ácido valeriánico, taninos, ácido ascórbico, ácidos grasos, ácido salicílico, sales minerales, etc.

La aplicación cosmética de la Manzanilla es debida a la acción de sus activos: Flavonoides: antiinflamatoria, vasodilatadora, protección solar y antiradicales libres. Aceites esenciales: antiinflamatoria, antiséptica, protectora contra úlceras y enrojecimiento provocado por el sol. A esto se une la presencia del aceite de girasol que incrementa las propiedades antiinflamatorias del producto gracias a su contenido de ácido linoléico.

El aceite de manzanilla es además posee una gran efectividad antibacteriana, en especial sobre Salmonella typhi, Staphylococcus aureus, Mycobacterium tuberculosis y Staphylococcus epidermidis. La actividad antimicrobiana de la manzanilla lo hace muy útil a la hora de formular productos cosméticos con propiedades purificantes y para tratar infecciones cutáneas donde estas bacterias están implicadas como por ejemplo en el acné.

USOS: Productos para pieles delicadas e irritadas, cremas antiacné, tónicos descongestivos, productos cosméticos capilares para el aclaro del cabello, geles de protección solar, after shave, after sun...

Dosis: Entre el 0,5 y el 10%

Conservar en lugar fresco y seco y fuera del alcance de la luz.

  • Ficha técnica Aceite de Manzanilla